Consumo consciente:juego de pistas sobre lo que hay detrás de objetos cotidianos de consumo.

Escrito por jornadasdecrecemadrid 28-05-2014 en Consumo consciente. Comentarios (0)

El sábado, después de comer, podremos disfrutar de un taller muy dinámico, impartido por Decrece Madrid pero elaborado por el colectivo Biotropía, sobre consumo consciente. Pero, ¿qué entendemos exactamente por consumo consciente?

Hace mucho tiempo que venimos hablando de "democracia" en el ámbito político. Es decir, que las personas se involucren directamente en la gestión, que todas ellas puedan participar en la organización colectiva. Sin embargo, en lo económico nos limitamos a ser "consumidores", aceptando acríticamente lo que nos ponen por delante y moviendonos por criterios simples de lo más barato / lo más cómodo. Sin importarnos que para que sea barato haya que explotar a otras personas (están muy lejos, no me importan), para que sea cómodo estemos destrozando el medio ambiente (mi barrio todavía está limpio) o estemos otorgando un poder inmenso a unos pocos intermediarios que controlan cada vez más aspectos de nuestras vidas, incluso más que los así llamados gobiernos (mientras me traten bien...).

El problema es que todas esas cosas ocurren, y cada vez son más injustas e insostenibles. Cada vez más gente va cayendo en el lado de las víctimas del sistema económico, hasta que un día se dan cuenta de que ya no es tan barato ni tan cómodo. Y no es algo que vaya a cambiar por parte de de esos intermediarios que están ahora mismo al mando, porque sus intereses están demasiado establecidos. La única opción de cambiar de rumbo es una toma de consciencia general, que involucre lo más posible a todas las personas. Por suerte, el consumo tiene un enorme poder en este sentido. Lo malo es que no somos aún muy conscientes de ello, cada uno en su pequeña burbuja. Pero si tomamos consciencia del tremendo poder que nuestras decisiones de compra tienen en el sistema económico, pueden comenzar cambios muy profundos: si nadie compra algo, quienes lo producen dejarán de hacerlo, y pasarán a fabricar otras cosas, lo cual puede tener un efecto muy grande sin necesidad de revoluciones y luchas.

Para esta toma de consciencia, lo primero es darse cuenta de qué efectos tienen nuestras acciones, incluso cada pequeño acto cotidiano de compra en cualquier supermercado. En este taller tomaremos varios objetos corrientes (un champú, una camiseta...), y usaremos sus etiquetas como hilo del que tirar para dar un impactante viaje por el mundo, viendo quién ha creado ese producto y dónde, y qué efectos ha tenido su producción en las personas y el medio.

A continuación debatiremos qué opciones hay para encontrar otros tipos de productos con efectos menos devastadores, y con suerte surgirá de ahí un compromiso para ir aprendiendo a elegirlos día a día, iniciando en nuestras propias vidas ese cambio que queremos ver en el mundo.